jueves, 25 de abril de 2013


CAPITULO 15. Reunión para la acción.

Cuando leí este capítulo, me vino rápido a la mente, una ocasión en que tuve que dar una plática con un grupo de Supervisores de diferentes lugares en la empresa, y bueno, aunque no era una consultoría como tal, si presenté una serie de acciones y resultados que estábamos teniendo en nuestra área, cuyo objetivo era la obtención de ideas ya probadas para poder ejecutarlas en sus lugares de origen. Bueno, el caso es que uno planea la actividad de una forma, y a la hora de la hora, es muy diferente. Y quiero referirme al paso 6, la mitad de la reunión, en donde es necesario tener un espacio para ver si se está logrando lo que el cliente quiere y tener el tiempo suficiente para resolver sus preguntas, pues bien, yo les platico que no estaba planeado una situación así, pero que se fue dando por el ambiente de apertura que teníamos, y llegó un momento de tanta pregunta, que tocamos un tema que yo no dominaba, y zas! caímos en un bache del que yo no sabía qué hacer o que decir para salir, y lo crean o no, es horrible!! Por más que yo trataba de dar una explicación convincente y que dejara satisfechos a todos, no podía, no era suficiente y bueno, no les hago el cuento largo, uno de los organizadores me salvó y fue porque el tiempo estipulado para la plática se estaba agotando y no nos iba a permitir terminar la presentación, así que después del respiro, y al terminar el día, tuve tiempo de no quedarme con mis dudas porque en la cena, volvió a salir el tema y ya sin tanta presión, pues pudimos platicar más a fondo.

Bueno, les cuento esto porque si creo y vivo estas reuniones y es muy importante darle la estructura, aunque ciertos puntos no nos gusten o no nos vengan muy cómodos, pensemos la importancia que tiene el cliente para cada uno, y que seguramente, la reunión será un parte aguas de desarrollo exitoso de nuestro trabajo.

CAPITULO 13. Obtener la Imagen.

Al leer este capítulo, me gusto la parte técnica y la forma en que Block lo plasma paso a paso. Pero lo que quiero comentar es una pequeña parte del capítulo, donde nos habla de los niveles de análisis y es que rápidamente me vino a la mente lo que sucede en la clase, y compararlo con las tres capas que se presentan y lo comparo de esta forma:

Capa Superior. Todos expresamos una preocupación por lo que sucede a nuestro alrededor, las expresiones, carencias, deficiencias y/o sucesos que vemos todos los días en nuestras organizaciones, familia, grupos sociales, etc.

Segunda Capa.   En la clase, es la manera de expresar nuestro sentir, de conocer y nutrir lo que percibimos, conocer acciones que otras personas, organizaciones o grupos, están llevando a cabo, aprender actividades o metodologías que ya se han realizado con éxito, y todo esto con el objetivo de abrir nuestra mente, nuestra cultura y conocimiento para apoyar de alguna manera, los sucesos que vivimos.

Tercera Capa. Y es precisamente en esta etapa, en la que nuestras inquietudes, conocimientos, y sobre todo, nuestra voluntad, nos está permitiendo conocer y plasmar la manera en que cada uno puede contribuir a una situación que se encuentra a nuestro alcance, y lograr un cambio positivo.

Yo siento que la imagen de mi misma que yo tenía al inicio del curso, es muy diferente a la de ahora, simplemente porque sé que no hay nada que me detenga para emprender acciones de cambio a través de una consultoría adecuada.

lunes, 22 de abril de 2013


CAPITULO 14.   Retroalimentación.

Con este capítulo, me vino de inmediato a la mente un consultor de la empresa, que no era muy asertivo para dar la retroalimentación. Y puedo comentarles varias cosas que ahora entiendo y por las que comprendo el porque nuestra gente no le hacía caso, les caía mal; si llegaban a obedecerlo en algo, era por los berrinches que le hacía al jefe, pero por lo regular, siempre se quejaban del carácter y la mala actitud que tenía hacia las personas, que por cierto, a mi me toco ver y enfrentarme a él en varias ocasiones por la manera de tratar a los empleados, se creía el muy chistoso pero era muy ofensivo (sin decir malas palabras) y hasta apodo le pusieron.  Bueno, ya no voy a decir más porque se notaría que a mí también me caía mal, y la verdad es que yo agradezco no haber tenido que tratar con él todo el tiempo.

En esencia les diré que Block comenta en el qué hacer y qué no hacer algunas cosas interesantes que se daban al revés, por ejemplo, en la comunicación, las forma de ver el problema siempre era muy marcado con lo mal o muy mal, que se estaban manejando o tomando acción sobre tal o cual situación, por lo que hacía sentir incompetentes a las personas y con actitudes y palabras que ofendían, en pocas palabras, no se medía ¿Porqué no solamente describir lo que encuentras y no pasártela evaluando y criticando las acciones? En verdad que solo provoca resistencia y hace mucho más difícil el trato diario. Puedo decir que era un Consultor Juez, Consultor Jurado y Consultor Fiscal al mismo tiempo. Contadas veces decía algo positivo, siempre era crítica negativa.